CANADÁ

Furia en Canadá: qué hay detrás de la quema de iglesias y el derrumbe de estatuas

Grupos de manifestantes tiraron abajo las esculturas de las reinas Isabel II y Victoria de Inglaterra.
viernes, 2 de julio de 2021 · 22:28

Los manifestantes de Canadá han mostrado su ira. Tras una ola de quema de iglesias católicas, derrumbaron las estatuas de las reinas de Inglaterra que se encontraban en algunas ciudades. La indignación contra estos símbolos es cada vez mayor entre la población, que con la ayuda de sogas y al grito de “no al genocidio” arremetió contra las esculturas de las reinas Isabel II y Victoria de Inglaterra.

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, condenó el derribo de las estatuas. 

La furia de los manifestantes se originó luego de que se descubrieron en el país norteamericano más de 700 tumbas de niños originarios que no tenían identificación. Estos pequeños fueron separados de sus familias durante los siglos XIX y XX para ser ubicados en escuelas e internados a cargo de la Iglesia católica.

Miles de niños y niñas fueron ubicados en estas instituciones de manera forzosa. Allí sufrieron situaciones de violencia en el marco de un sistema que supuestamente tenía la finalidad de reeducarlos para su inserción en la sociedad moderna y eliminar cualquier rastro de su cultura originaria.

Se estima que más de 150 mil niños fueron obligados a asistir a estos internados en Canadá y unos 6 mil habrían muerto debido a las malas condiciones de la infraestructura, que no contaba con calefacción ni con instalaciones sanitarias adecuadas.

Fuente: (EuroNews)

 

Nada que festejar

Tras la ola de incendios contra iglesias católicas en todo el país, un grupo de municipios de distintas jurisdicciones decidieron cancelar los festejos del 1 de julio. En esa fecha, se recuerda la fundación de Canadá tras la unificación de tres colonias británicas. La suspensión se determinó a modo de homenaje a los niños originarios que sufrieron la constitución del Estado y las prácticas comandadas por la Iglesia católica en las residencias escolares.

Al menos cinco templos fueron incendiados durante la última semana. 

En ese marco, miles de personas participaron de las protestas y descargaron su ira contra los principales símbolos del colonialismo: las iglesias y las estatuas.

Heather Bear, una de las principales líderes de la Federación de Naciones Indígenas Soberanas de Canadá, aseguró que no había nada para festejar. “No tengo ganas de celebrar con todo lo que está apareciendo y los eventos horrorosos que nuestra gente ha padecido”, manifestó.