Haití

“Mi vida está en peligro”: la súplica del presidente de Haití a la policía previo a su asesinato

Las autoridades locales revelan nuevos detalles de la investigación del magnicidio de Jovenel Moise.
martes, 20 de julio de 2021 · 13:11

La conmoción por el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, está latente. Esta vez, se conoció más información sobre los momentos previos al ataque sufrido en su residencia privada en Puerto Príncipe.

Según el medio Miami Herald, el jefe de Estado de dicho país latinoamericano pasó diez minutos en el teléfono con llamados desesperados a su personal de seguridad para pedir ayuda.

El primer contacto fue a la 1:34 horas con un comisario de la Policía Nacional de Haití y alertó sobre la situación con temor: “Están disparando junto a la casa. ¡Movilice a la gente!”.

En el domicilio estaba Jovenel Moise junto con Martine Moise, la primera dama.

Como no tuvo una respuesta inmediata a su súplica, llamó a un oficial de la policía con entrenamiento táctico: “¿Dónde estás? ¡Necesito tu ayuda, ahora! Mi vida está en peligro. ¡Ven rápido! ¡Ven a salvarme la vida!”.

De esta manera, quedan algunos interrogantes pendientes: ¿por qué las fuerzas de seguridad tardaron en responder? ¿Quién más estuvo detrás del magnicidio? ¿Lo entregaron?

 

La versión de los agentes

De acuerdo con las fuentes citadas por dicho medio, hasta la 1:50 horas hay registros telefónicos que evidencian que el presidente de Haití estaba vivo. La primera llamada fue a su jefe de seguridad, Dimitri Hérard, que le respondió que había enviado refuerzos.

León Charles es una de las caras visibles de la investigación y fue uno de los que se comunicó la noche del magnicidio.

Tres minutos más tarde, a la 1:38, intentó comunicarse con un supervisor del equipo de seguridad de turno, pero no tuvo suerte. A la 1:47 marcó el número del comandante de la unidad táctica especializada.

Finalmente, a la 1:50 llamó al jefe de la Policía de Haití, Léon Charles, que reveló que escuchó el sonido de un rifle antes de que terminara la comunicación. Antes, ya había mandado un convoy al domicilio.

Toda esta nueva información siembra más dudas sobre la planificación del magnicidio y los investigadores trabajan con todas las hipótesis sobre la mesa, sin descartar ninguna posibilidad.