Guatemala

Cambio climático: revelan cómo se modificó la población de los mayas tras un sorprendente estudio

La investigación se basó en desechos humanos y los resultados fueron llamativos.
lunes, 5 de julio de 2021 · 15:39

La Universidad McGill de Montreal, Canadá, realizó una investigación sobre la población de los mayas de la ciudad de Itzán, territorio que actualmente pertenece a Guatemala.

En dicho estudio sobre la civilización milenaria, los científicos analizaron la materia fecal humana y animal tomados del fondo de un lago y los inspeccionaron a través de una técnica novedosa que se basa en la cantidad de estanoles, que son moléculas orgánicas, que están presentes.

Por su parte, el autor principal de la investigación, Benjamín Keenan, citado por la agencia de noticias Sputnik, consideró que el estudio “debería ayudar a los arqueólogos al proporcionar una nueva herramienta para observar los cambios que podrían no verse en la evidencia arqueológica”.

Tanto las sequías como los tiempos húmedos influyeron en las características poblacionales.

De esta manera, pudieron advertir que los humanos estuvieron presentes en Guatemala 650 años antes de lo que las pruebas arqueológicas habían estimado.

 

Cómo impactó el cambio climático

Asimismo, el documento reveló que los mayas ocuparon la zona Itzán después del colapso del siglo IX, cuando la sequía y las guerras hicieron que la población huyera del lugar.

El estudio se hizo en Guatemala pero la civilización también estuvo presente en México, Belice, Honduras y El Salvador.

En consecuencia, la sequía impactó en la población en tres períodos: entre el 90 y el 280 d.C.; entre el 730 y el 900 d.C.; y entre el 1350 y el 950 a.C. Lo mismo que ente el 400 y el 210 a.C. pero en ese caso fue por la inversa: disminuyó por un período muy húmedo.

"Al vincular las pruebas del cambio climático y de la población podemos empezar a ver una clara relación entre las precipitaciones y la capacidad de estas antiguas ciudades para mantener a su población", explicó el profesor adjunto del Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias e integrante de la investigación, Peter Douglas.

De esta manera, haber cruzado los datos entre población de los mayas y permitió ver cómo impactan los procesos climáticos en la vida de las especies desde hace 3.300 años antes de nuestra era.