ESTADOS UNIDOS

Renuncia masiva: todos los empleados de un local de McDonald’s abandonaron su puesto al mismo tiempo

Los responsables del famoso restaurante no tuvieron más opción que cerrar las puertas del lugar.
lunes, 5 de julio de 2021 · 22:05

“Todo el mundo renunció. Estamos cerrados”, rezaba un cartel en la puerta de un local de la cadena de comidas rápidas McDonald’s en California, Estados Unidos. No hay nada de exageración en el mensaje: los empleados se organizaron para llevar adelante una renuncia masiva. Todos abandonaron sus puestos de trabajo a la misma hora, a mitad de su jornada laboral.

Dado que la multinacional tiene fama de pagar poco a sus empleados, cualquier persona pensaría que las renuncias se vinculan a alguna disconformidad salarial. Sin embargo, los trabajadores de la sede ubicada en el oeste del país norteamericano tenían otra motivación.

Una de las exempleadas explicó a través de sus redes sociales que el restaurante “estaba dirigido por adolescentes y era un lugar de trabajo terrible” y sumó otras quejas respecto de la relación con sus superiores.

La insólita acción de los empleados de McDonald’s conquistó el apoyo de los usuarios de las redes sociales. En internet, fueron felicitados y hasta hubo quien propuso que el mecanismo podría “convertirse en una tendencia en entornos laborales tóxicos”.

Los encargados del local no brindaron declaraciones sobre la renuncia masiva. 

 

McDonald’s en la mira

Los empleados de la sede de California, en Estados Unidos, no son los únicos que boicotearon a McDonald's. Es que la cadena se ha ganado el rechazo de grupos ambientalistas y organizaciones antiespecistas en diferentes partes del mundo.

A fines de mayo, uno de los locales ubicados en el Reino Unido sufrió un bloqueo con el que activistas de Animal Rebellion (un grupo antiespecista internacional) intentaron presionar a la empresa para que elimine de su menú los alimentos producidos con carne animal.

Los activistas exigieron un menú completamente vegano para 2025.

Durante 24 horas y gracias a la utilización de camiones y estructuras de bambú, los defensores de los animales mantuvieron un bloqueo que impidió el trabajo de distribución en Manchester, Basingstoke, Heywood y Hemel Hempstead.

La medida afectó a alrededor de 1.300 restaurantes de la cadena, que tuvieron demoras para la realización de entregas en sus diferentes locales.