ESTADOS UNIDOS

Dos vacunas de ARNm para combatir el VIH son estudiadas por investigadores en Estados Unidos

Las dosis ejercen procesos similares a los de las vacunas contra el coronavirus.
miércoles, 25 de agosto de 2021 · 13:53

La Iniciativa Internacional de Vacunas contra el SIDA y la empresa estadounidense Moderna han lanzado un estudio de Fase I para medir la efectividad de un par de inmunizantes capaces de neutralizar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y que utilizan la misma tecnología de ARN mensajero (ARNm) que las vacunas de Moderna y Pfizer para combatir al coronavirus.

Este estudio evaluará a dos candidatos a vacunas denominados mRNA-1644 (eOD-GT8 60mer mRNA) y mRNA-1644v2-Core (Core-g28v2 60mer mRNA). El ensayo tiene como objetivo inscribir a 56 adultos con genoma negativos con bajo riesgo de contraer el virus. A ellos se le asignará al azar una de las dos vacunas o ambas en combinación.

Además de medir la seguridad, el estudio evaluará si las vacunas inducen la producción de anticuerpos ampliamente neutralizantes (nbAbs) que se dirigen a diversas cepas del VIH. Se espera que la prueba comience a inscribir participantes en septiembre y concluya en la primavera de 2023.

La Universidad de Texas; la Universidad George Washington; el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, en Seattle; y la Universidad de Emory, en Atlanta, también colaboran con la investigación del tratamiento.

El nuevo estudio evaluará si el tratamiento es capaz de entrenar a las células B inmaduras para generar neutralizantes.

 

Un nuevo enfoque podría resultar la clave del éxito

Los investigadores han pasado más de tres décadas y han gastado miles de millones de dólares en estudios sobre vacunas para prevenir el VIH, con poco éxito. El virus es capaz de mutar rápidamente y existen muchas cepas alrededor del mundo, lo que dificulta aún más el desarrollo de vacunas eficaces.

Hasta la fecha, solo un régimen de vacuna, un cebador vector de la viruela del canario seguido de un refuerzo de gp120 utilizado en el ensayo RV144 en Tailandia, ha demostrado protección parcial en un estudio en humanos, pero no fue eficaz en un ensayo más grande.

Otros dos grandes ensayos se prueban actualmente. En estos se utiliza un cebador de adenovirus (similar al utilizado para la vacuna de Johnson & Johnson contra la COVID 19) seguido de un refuerzo que contiene un mosaico de proteínas de múltiples cepas del VIH.

A pesar del optimismo, los expertos afirmaron que el VIH es mucho más difícil de combatir que la COVID 19. 

La prueba recién lanzada adoptará un enfoque muy diferente debido a que la tecnología de la vacuna de ARNm “utiliza nanopartículas de lípidos, o burbujas de grasa, para entregar trozos de material genético que codifica las instrucciones para producir proteínas”.

Las vacunas de ARNm contra el coronavirus, por ejemplo, son capaces de hacer que el organismo produzca la proteína de pico SARS-CoV-2, que el virus utiliza para ingresar a las células; una vez que la dosis se inyecta en un músculo, las células producen la proteína y desencadenan una respuesta inmunitaria.

Además del VIH, Moderna trabaja en vacunas de ARNm para la influenza, el virus de Epstein-Barr, la esclerosis múltiple, el cáncer y otras enfermedades. Hasta ahora, se ha demostrado que el método del ARNm previene o retrasa la infección en monos expuestos a un virus similar al lentivirus.

Otras Noticias