MARRUECOS

El último adiós a Rayan, el niño que perdió la vida tras caer en un pozo en Marruecos

La familia del nene de cinco años se mostró visiblemente consternada por el accidente.
lunes, 7 de febrero de 2022 · 14:55

El rescate de Rayan fue seguido en varios países del mundo y la noticia de su muerte conmocionó a todos. Hoy su familia le dio el último adiós, en medio de un multitudinario apoyo de personas que se acercaron hasta la provincia de Chefchauen para acompañarlos.

El caso de Rayan unió a Marruecos, luego que el menor de edad cayera accidentalmente a un pozo de 32 metros de profundidad y que obligara a las autoridades a improvisar un rescate que requirió un delicado trabajado de excavación.

Rayan fue despedido por sus seres queridos y vecinos.

El funeral de Rayan se llevó a cabo en la ciudad de Bab Berred, al norte del país y allí se pronunciaron plegarias musulmanas en horas del mediodía en un modesto cementerio ubicado a solo unos kilómetros de Ighran, el lugar donde ocurrió el incidente.

La asistencia fue multitudinaria y justo cuando se cumplen siete días del accidente que enlutó a su familia y a la comunidad internacional. Un imán fue el encargado de pronunciar una plegaria delante de la familia antes de la inhumación.

Mientras se realizaban los preparativos del entierro, las autoridades trabajaron en llenar la fosa en la que cayó el niño, además del enorme cráter excavado por los voluntarios y rescatistas para sacarlo del lugar, tras varios días de incertidumbre.

La familia del niño está visiblemente consternada y lamentó el incidente que les arrebató a Rayan. “Esta mañana había un silencio terrible en el pueblo. Todos habían rezado para que saliera vivo. Todo el mundo lloró”, expresó alguien cercano al pequeño.

Miles de personas acudieron a la inhumación del menor de edad.

 

Qué le pasó a Rayan

Debido a la sensibilidad de este caso, las autoridades de Marruecos decidieron no dar detalles de los resultados de la autopsia hecha al menor de edad, aunque muchos especialistas creen que Rayan tenía pocas posibilidades de sobrevivir tras caer de una gran altura.

Un grupo de niños palestinos interrumpió sus clases para rezar por Rayan y su familia.

El pequeño motivó un complejo operativo para poder sacarlo y mantuvo viva la esperanza en un pueblo que oró todo el tiempo, además del trabajo incansable de los rescatistas y voluntarios que estudiaron todas las formas posibles para sacarlo.