CHINA

Sigue el confinamiento por COVID 19 en Shanghái y la población resiente la falta de alimentos

En la ciudad viven más de 25 millones de personas y, en las últimas horas, se registraron varios saqueos.
domingo, 10 de abril de 2022 · 15:11

La ciudad más grande de China, Shanghái, fue totalmente aislada por un brote de COVID 19 que ha causado el mayor número de contagios desde que comenzó la pandemia. La política de cero tolerancia en el país asiático ha generado conmoción mundial por la separación de familias y la prohibición para adquirir productos básicos.

La ciudad se convirtió en el epicentro de la crisis sanitaria, y las imágenes recuerdan a los días de la pandemia en Wuhan. La población de Shanghái está obligada a realizarse pruebas de coronavirus. En caso de resultar positivos, son inmediatamente trasladados a los centros de aislamiento habilitados por el gobierno.

Las autoridades chinas se resisten a terminar con el confinamiento.

La logística en Shanghái es complicada, ya que a muchos habitantes se les han sellado sus viviendas desde hace aproximadamente 22 días, tiempo en que la logística se ha vuelto cada vez más complicada, y los funcionarios luchan con el descontento de la población.

En las últimas horas, se intensificó la asistencia sanitaria, y algunas personas comenzaron a recibir paquetes que incluyen leche, carne, huevos y verduras. Algunas zonas de la ciudad no han recibido ayuda, mientras que las aplicaciones de reparto no logran cubrir la demanda.

Los niños con COVID 19 son aislados lejos de sus padres, una política rechazada internacionalmente.

Como resultado de la estricta política, muchas personas se ponen de acuerdo en grupo para comprar alimentos en grandes cantidades, ya que los mayoristas no tienen problema en trasladar sus productos hasta la metrópoli.

 

No hay intensión de terminar con el aislamiento

El viernes las autoridades de Shanghái desmintieron rumores sobre el desabastecimiento de productos. No obstante, el sábado decenas de personas ingresaron por la fuerza a las tiendas de alimentos y robaron productos.

Se realizan pruebas periódicas y obligatorias a los residentes de Shanghái.

Mientras esto ocurre, los casos de coronavirus suben, y mucho tiene que ver la circulación de la variante Ómicron, que demostró ser más contagiosa en otras partes del mundo, aunque causa un menor efecto en las personas vacunadas contra la enfermedad.