AHORA ESTÁN SOLOS

De una primera cita fallida a un matrimonio consolidado: así es la historia de Oscar Ruggeri y Nancy

El ex integrante del seleccionado argentino formó una familia numerosa.
jueves, 26 de agosto de 2021 · 12:30

Hoy ya son una pareja constituida, con hijos y nietos que deslumbran en la TV. Pero hace más de 33 años, allá por el final de la década de los ochenta, Oscar Ruggeri y su mujer, Nancy Otero, recién comenzaban un camino de amor.

Fue en una de las ediciones del programa de Susana Giménez, en 2017, cuando el ex compañero de Diego Maradona, contó algunos detalles pintoresco de cómo se había iniciado esa relación que sería el puntapié inicial de su familia numerosa.

El jugador comenzó a hablar de su vida privada recién hace unos años. 

En aquella entrevista, Ruggeri relató que el primer encuentro entre él y su actual esposa fue de casualidad en el Club Acapulco de San Justo, adonde coincidieron en las piletas que tenía el establecimiento.

De aquel primer flechazo tardaron un tiempo en reunirse nuevamente porque tras hablar y prometer un nuevo encuentro, este no se pudo concretar.

Me dio una dirección y le erré.

La anécdota, contada a lo Ruggeri, suele ser desopilante porque en esa dirección hasta donde llegó  se encontró casualmente con otra Nancy mientras que Otero aguardaba tristemente y pensaba que la habían dejado plantada.

Además de compartir el cariño, suelen tener emprendimientos familiares. 

Lo cierto es que pudieron finalmente volverse a ver y desde entonces nunca se separaron. De ese amor nacieron sus tres hijas, Candela , Federica y Daiana (a las que el jugador protege especialmente) y su hijo Stephan. Y ya tienen dos nietos. Milo y Roma.

 

El nido vacío

Pero los chicos crecen y fue hace poco que, en ocasión de una charla que tuvo con Sebatián Vignolo en el programa de ESPN donde trabaja Ruggeri como panelista, el jugador se mostró dolido y contó cómo era el panorama actual de su hogar ante la decisión que tomó Federica, su hija menor.

Es un tema. Nos quedamos solos.

Y es que, acostumbrados al bullicio que otorga una familia numerosa, por primera vez, la casa se muestra silenciosa, una situación que altera en cierta manera al Cabezón quien sostuvo que ese panorama es bravo.

Ahora es la madre de Nancy la estrella de la familia. 

Por su parte, Cande Ruggeri sostuvo que esta decisión de su hermana pequeña era algo que sabían que iba a suceder. Y también relató que su infancia fue linda pero distinta: “los jugadores de fútbol  están en falta con su familia por mucho tiempo, porque por ahí no estaban en sus casas”.

A mí mi papá no me vio caminar, no llegó a mi nacimiento, entonces toda la vida le recriminé un montón de cosas.