Myanmar

Myanmar: la junta militar reprime a los manifestantes y decreta la ley marcial

En la ciudad de Mandalay.
lunes, 8 de febrero de 2021 · 10:00

Una semana después del golpe de Estado en Myanmar, miles de personas salieron hoy a las calles del país para rechazarlo y exigir la vuelta a la democracia. La marcha en Naipyidó, capital del país, fue reprimida con camiones hidrantes por la policía. Por otro lado, por primera vez, la junta militar amenazó con tomar represalias contra los manifestantes y decretó la ley marcial. 

Antes vivíamos con miedo, pero hemos tenido un gobierno democrático durante cinco años. Ya no tenemos miedo. No nos vamos a dar por vencidos", aseveró Kyaw Zin Tun, un ingeniero de 29 años, a la agencia AFP. Era uno de los miles de ciudadanos de Myanmar que portaban pancartas con las leyendas “Respeten nuestros votos”, “Rechacen el golpe de Estado” y “Liberen a nuestros dirigentes”, entre otras.

El rechazo al golpe es cada vez mayor en Myanmar.

Cada vez son más los trabajadores que se suman a la huelga como medida de protesta contra los militares del país sudasiático. “No vamos a trabajar aunque baje nuestro salario. No quiero dictadura", dijo, por su parte, Hnin Thazin, obrero de una fábrica de confección. En las marchas, también participaron monjes y estudiantes. Estos últimos encabezan las protestas desde el sábado. 

Fuente: (RTVE)

Frente a este escenario, a través de la cadena estatal MRTV, la junta militar comunicó: “Deben tomarse acciones en virtud de la ley contra las infracciones que perturban, impiden y destruyen la estabilidad del Estado, la seguridad pública y el estado de derecho”. Asimismo, algunos barrios de la ciudad de Mandalay (la segunda más importante) están bajo ley marcial, que fue decretada hoy. Ahora, en estas zonas, las manifestaciones y reuniones de más de cinco personas están prohibidas y habrá un toque de queda.

Fuente: (RT)

Desde que el pasado lunes el Ejército derrocara al Gobierno de Aung San Suu Kyi, países de todo el globo y organismos internacionales condenaron el golpe y la detención de los principales políticos del partido de Suu Kyi, Liga Nacional para la Democracia (LND). A estas condenas se sumó el papa Francisco.

Monjes también se sumaron a las masivas protestas antigolpe.

“El camino hacia la democracia emprendido en los últimos años se vio bruscamente interrumpido por el golpe de Estado de la semana pasada”, indicó el obispo de Roma y continuó: “Esto ha provocado el encarcelamiento de varios dirigentes políticos, que espero que sean liberados rápidamente”. Por ello, el líder religioso aseguró: “En estos días, mi pensamiento se dirige de modo particular al pueblo de Birmania, al cual manifiesto mi afecto y cercanía”.

Desde que se independizó en 1948, Myanmar vivió casi 50 años bajo el yugo militar. En 2010 comenzó un lento proceso democrático que culminó en 2015 con la elección del primer gobierno elegido por voto popular desde 1990. En noviembre de 2020, la LND arrasó en las elecciones legislativas, tachadas de fraudulentas por el Ejército. Sin embargo, muchos analistas creen que el golpe tuvo como base el temor de los militares de perder su poder en la dirección del país, rol que compartía con el Gobierno.

Otras Noticias