Irak

Los perseguidos cristianos de Irak: quienes más esperan al papa Francisco

Visitará los enclaves cristianos el domingo.
viernes, 5 de marzo de 2021 · 10:15

Las raíces del cristianismo en Irak se remontan al siglo II, pero en más de 1500 años desde que se consolidó la institución papal, ningún sumo pontífice visitó el país. Hoy, el papa Francisco hizo historia al arribar al devastado país, donde los cristianos del lugar lo esperaban con ansias.

Aunque los fieles del cristianismo tuvieron que exiliarse en otros momentos de la historia de lo que hoy es el territorio iraquí, a partir de la invasión estadounidense de Irak en el 2003 y el derrocamiento de Sadam Hussein debieron hacerlo masivamente. La caída de Hussein dejó a las minorías desprotegidas e inició una etapa de altísima desestabilización en el país: un caldo de cultivo para los extremistas. Primero fue Al Qaeda; luego, el Estado Islámico (EI). Las cifras son contundentes: en el 2003 había entre 1.2 y 1.3 millones de cristianos, y hoy no llegan a 300 mil.

Vista de la ciudad de Qaraqosh. Arriba a la derecha: una estatua de la Virgen patrona de la localidad.

En el año 2014, los islamistas radicales del EI llegaron a la ciudad de Qaraqosh, considerada el mayor enclave cristiano del país árabe, en la llanura de Nínive. Estaban en peligro. Tal como relata un ciudadano iraquí a la cadena ABC, muchas familias tuvieron que huir intempestivamente cuando el grupo radical se acercaba a la ciudad: muchos escaparon, incluso, descalzos. Con la reconquista de la zona, en 2016, algunos de sus habitantes comenzaron a volver y reconstruir lo que los terroristas habían destrozado.

Fuente: (EFE)

Uno de los edificios que quedó en ruinas fue la iglesia de la Inmaculada Concepción. Tras la liberación de Qaraqosh, las autoridades católicas del lugar comenzaron a juntar los pedazos y, el domingo, Francisco será la primera persona que rece en la parroquia tras la restauración. Se espera que la visita del papa le dé esperanza a los cristianos para regresar a sus hogares y reconstruir su comunidad. 

Uno de los sacerdotes que organizan la visita del sumo pontífice a Qaraqosh, Georges Jahola, dijo a Vatican News que la presencia de Francisco será “una especie de medicina”. El cura afirmó que el hecho de que la comunidad se encuentre con su líder en este edificio “es un signo muy importante y significativo porque seguramente esta Iglesia fue quemada deliberadamente para dar un mensaje a este pueblo: ‘No deben estar aquí’. Volver con el Santo Padre aquí significa mucho y refuerza nuestra existencia aquí, significa volver a las raíces de nuestra historia y de nuestra fe”.

Otras Noticias